Page loading

loading icon

SANNA te cuenta

Consejos para controlar el estrés comiendo

Hablan los expertos - Viernes 21 de Septiembre del 2018

¿Alguna vez has sentido ganas de comer un pedazo de pastel de chocolate o una bolsa de papas fritas después de un día estresante en el trabajo? Si es así, no estás solo.

Los estudios demuestran que los eventos estresantes activan los sistemas asociados con el metabolismo, la cognición y la recompensa.

¿Qué significa esto para tu cintura? Significa que la barra de chocolate a la que recurre después de un evento estresante (o una serie de eventos estresantes) puede estar motivada por una combinación de factores fisiológicos y psicológicos.

¿Cómo afecta el estrés a tu apetito?

Los estudios muestran que las mujeres con altos niveles de estrés crónico tienden a participar en la alimentación emocional. Además de las respuestas psicológicas al estrés, también puede haber respuestas fisiológicas. Durante un evento estresante, el cuerpo libera cortisol, una hormona que ayuda al cuerpo a protegerse. Sin embargo, si los niveles de cortisol son elevados durante un período prolongado de tiempo, como durante los factores estresantes repetidos y constantes, esto puede conducir a un mayor consumo de alimentos, almacenamiento de grasa y aumento de peso.

 ¿El tiempo importa?

Según un estudio del Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta de la Universidad Johns Hopkins, el tiempo puede desempeñar un papel en las respuestas hormonales del apetito y el intestino a los desafíos de la comida y el estrés. (Un desafío se utiliza en estudios de investigación para ver cómo las personas reaccionan a diferentes alimentos o factores de estrés.) Este estudio mostró que “la tarde / noche puede ser un período de alto riesgo para comer en exceso, especialmente cuando se combina con la exposición al estrés, y para aquellos con atracones”. Esto significa que su viaje a casa o la cena puede ser un período de tiempo en el que tenga una mayor probabilidad de comer más de lo que debería.

Para ayudar a frenar esta mayor probabilidad, presta atención a los hábitos de bocadillos después de un largo día de trabajo para ayudar a prevenir el aumento de peso. Intenta preparar bocadillos por adelantado para controlar el tamaño de la porción o incluso usar un diario de alimentos para rastrear lo que come, cuánto y cuándo.

¿Cómo puedes manejar el estrés comiendo?

  1. Practica la alimentación consciente. Sepa que su antojo puede ser el resultado de un evento estresante, y luego pregúntese, ¿está realmente hambriento? Espere unos minutos antes de comer.
  2. Encuentra opciones más saludables. Si todavía sientes la necesidad de un refrigerio, considera una opción baja en calorías y baja en grasa que la que hayas elegido previamente. Aquí hay algunos bocadillos saludables que disfruto:
    • Algo dulce: corta una manzana y unta mantequilla de nueces. La combinación de carbohidratos, proteínas y grasas saludables debería ayudar a controlar su apetito y satisfacer su necesidad de un dulce.
    • Algo salado: considere agregar hummus a los huevos rellenos para una opción de merienda baja en calorías y alta en proteínas.
  3. Mire el tamaño de la porción. En lugar de llevar toda la caja con usted, coloque una cantidad de merienda en un plato. Verifique el paquete para ver cuál es el tamaño de una porción e intente mantenerlo.

Siempre es una buena idea consultar a su médico o a un dietista cuando realice cambios en su dieta.

 

 

 

Esta nota ha sido desarrollada y compartida por Johns Hopkins Medicine Internacional, líder mundial en salud.


Boletín SANNA

Información para cuidar tu salud.

¡Suscríbete hoy!