Page loading

loading icon

SANNA te cuenta

Disfruta un verano sin resfríos

- Martes 31 de Enero del 2017

Mientras que en los meses de invierno es común que se produzcan resfríos por los cambios bruscos de temperatura; la llegada del verano, el sol y el calor, trae consigo otros elementos que pueden conllevar a que nos encontremos propensos a un resfrío.

Desabrigarnos, ir a la playa o la piscina y dejarnos puesta la ropa que se encuentra un poco húmeda contribuyen a que nos resfriemos con mayor facilidad. Además, el mal uso del aire acondicionado a temperaturas muy bajas, ingerir bebidas muy frías o exponernos prolongadamente al sol para luego buscar un lugar fresco, puede generar una caída en nuestras defensas dejándonos sensibles y expuesto a algún virus.

Para prevenirlo ten en cuenta lo siguiente:

  • Evita estar en lugares cerrados por mucho tiempo ya que propicia la transmisión de infecciones respiratorias.
  • Durante el verano utiliza ropa ligera y lleva contigo una casaca para el final de la tarde.
  • Mantente activo físicamente para fortalecer el sistema inmunológico.
  • Hidrátate y cuida que la temperatura del líquido ingerido regule la temperatura corporal.
  • Agrega a tu dieta alimentos que contengan vitamina C como naranjas, limones o kiwis.
  • Lávate las manos con frecuencia o utiliza desinfectantes en gel para prevenir contagios.

En caso nos contagiemos de un resfriado y si lo síntomas empeoran o no mejoran después de 7 a 10 días presentando otras como dificultades para respirar o mareos repentinos, es necesario acudir al médico inmediatamente.

Por último, se debe recalcar que los resfriados no son propios del invierno y estar prevenidos es la clave para disfrutar de un verano saludable.

Recuerda que una familia precavida es una familia SANNA.

Boletín SANNA

Información para cuidar tu salud.

¡Suscríbete hoy!